Follow Us On

La Llamada a Lo Imposible 1: La Alegría Y la Cruz de cada Vocación Y Misión

> Camino formativo > La Llamada a Lo Imposible 1: La Alegría Y la Cruz de cada Vocación Y Misión

Los sueños, las vocaciones, los sueños de vocación

Por supuesto, el sueño de Don Bosco de los 9 años «quedó grabado en su mente por el resto de su vida». Ese sueño no era solo para iluminarlo y orientarlo a él, sino a muchos otros. Ese sueño es el mito fundacional de toda una familia espiritual. Condensa los elementos constitutivos de una vocación, de una misión, de un carisma. Y, de hecho, la historia manifiesta claramente la intención de dejar un precioso legado espiritual y pastoral a las generaciones futuras.

El sueño es claramente un escenario de vocación y misión. Esto es comprensible:
¡El hombre es vocación y misión! La identidad profunda de cada persona es vocacional y misionera. Cada persona es interpelada por Dios y se involucra en su plan de amor, y es precisamente así que su vida se vuelve significativa y fecunda. No hay nada más hermoso que reconocer que eres tocado por Dios, llamado por tu nombre y enviado en Su nombre. Es una experiencia que llena el corazón de humildad y coraje, de confianza y esperanza, de amor para ser recibido y dado; Por lo menos, es una experiencia que impide vivir la vida como un intento arbitrario o una empresa solitaria, con todo el rastro de esterilidad y tristeza que conlleva.

El hecho de que un carisma y una espiritualidad como la de Don Bosco se inaugure con un sueño es algo muy significativo. La conciencia nocturna propia del sueño es como una puerta abierta al misterio, que expresa la primacía y la iniciativa de Dios, y al mismo tiempo nos hace humildes y valientes, porque estamos autorizados a vivir y trabajar por la sabiduría y el poder de Dios, no por nuestra propia inteligencia e ingenio, y no a pesar de nuestras propias limitaciones y defectos. ¡La persona que se entrega al sueño de Dios está segura de que llevará a cabo una obra de Dios!

El sueño y la vocación están, por lo tanto, relacionados. Su rasgo común es la oscuridad de los detalles: esto es así «porque el mensaje viene de Dios, y no a pesar de que viene de Dios» (K. Rahner), y luego porque habla de un futuro que no debe ser imaginado sino recorrido. Otro rasgo común a los sueños y a las vocaciones es que las imágenes y las inspiraciones no son ideas sino órdenes, no son ilustraciones sino mandatos. En toda vocación, el camino no se conoce al principio, sino que se abre siguiéndolo. Siempre es así: uno entiende lo que está experimentando, y la inteligencia se expande con la obediencia y el ingenio.

Las vocaciones en la Biblia: asombro y turbación, consuelo y desolación

Hay un detalle en el relato del sueño de los 9 años que expresa algo muy instructivo sobre cada vocación y misión, y que une la vocación de Juan Bosco con todas las grandes escenas de vocación presentes en la Biblia: es una inevitable sensación de perturbación que recorre el alma del llamado ante la irrupción de Dios, la imprevisibilidad de su iniciativa, la desproporción de lo que nos pide, la sensación de insuficiencia que se apodera de la criatura. En la voz de Dios que se llama a sí mismo y envía al mundo, se requiere algo más grande que nosotros y nuestras posibilidades, algo que desplace y supere nuestras expectativas, que haga saltar por los aires cualquier deseo de dominio o pretensión de control. Solo se requiere una entrega incondicional, y cuando esto sucede, entonces el llamado ya no está a merced de sus propias fortalezas o debilidades, de sus visiones limitadas o de sus iniciativas inciertas, sino que está orientado y guiado por la luz de Dios, por el poder del Espíritu.

La experiencia de ser perturbado por la grandeza de Dios y sus exigencias es la experiencia de Moisés, que no se siente autorizado a ir a su pueblo a pesar del mandato de Dios (Ex 3,11); es la experiencia de Jeremías, que se siente demasiado joven e incapaz de hablar (Jr 1,6); es la experiencia de Pedro la que manifiesta dos veces su insuficiencia: «Apártate de mí, porque soy pecador» (Lc 5,8)… «Me voy a pescar» (Jn 21,3). Es también la experiencia de Isaías, que se siente perdido ante la manifestación de la santidad de Dios en el templo a causa de sus «labios impuros» (Is 6,5), así como la de Amós, que compara con el rugido de un león el poder de la Palabra divina por la que se siente apresado (Am 3,8); y es también la experiencia de Pablo, que experimenta como caída y ceguera la inversión existencial que proviene del encuentro con el Resucitado (Hch 9,1-9). Es también la experiencia de María, que, aunque toda santa y llena de gracia, ante el saludo del ángel «se turbó y se preguntaba qué significaba tal saludo» (Lc 1, 29). Esto es lo que sucede en diversas formas y medidas en todas las grandes vocaciones: mientras experimentan la fascinación de la seducción de Dios, los hombres bíblicos no se lanzan de cabeza a la aventura de la misión, sino que se muestran temerosos y vacilantes ante algo que los supera.

El núcleo pascual de toda vocación y misión

Ahora bien, como observa el P. Bozzolo en su estudio sobre el sueño de los 9 años, también en la historia de la vocación de Don Bosco hay algo sorprendente que debe llamar nuestra atención: «mientras que para los muchachos el sueño termina con la fiesta, para Juan termina con la consternación e incluso con las lágrimas». ¿Pero cómo? ¿Una fiesta que termina en lágrimas? ¿Y esto le sucede a Juan Bosco, el que será el apóstol de la «santa alegría» y que enseñará a los muchachos a «ser muy alegres»? Tratemos de comprender: primero a la luz cristiana, y luego al colorido salesiano.

    Nuestra elección tiene sus raíces en la elección de Cristo, pero el Elegido es el Crucificado, y es el Crucificado quien finalmente es el Resucitado. Por tanto, la vida cristiana será siempre, de mil maneras diferentes, una existencia pascual, un profundo entrelazamiento de la alegría y la cruz, del amor y del dolor, de la vida y la muerte. Es necesario saber esto, para no encontrarse desprevenido ante las pruebas, los reveses y las injusticias de la vida, las humillaciones y las amarguras, de lo contrario el corazón se debilita o se endurece, se desanima o se obstina, sucumbe al peso de la maldad del mundo o de los propios pecados.

    Si hojeamos las Escrituras, vemos claramente que el amor de Dios, cuando se manifiesta al mundo, es como un meteoro luminoso que se incendia cuando se encuentra con la atmósfera. Entonces los primeros padres rechazan el paraíso ofrecido generosamente por Dios. Cuando Dios renueva el pacto, todos los profetas son asesinados. Cuando Jesús llega, cumplimiento de todas las profecías, se manifiesta como un «signo de contradicción» (Lc 2,34). Viene a los suyos, pero los suyos no lo reciben (Jn 1:11), y cuando da todo su corazón, los hombres traspasan su corazón (Jn 19:34). La Palabra es condenada como blasfemia, el Justo es muerto por la muerte de los malvados.

    En todo esto, Jesús es muy lúcido, para sí mismo y para nosotros: las bienaventuranzas comienzan con la humildad y terminan en el martirio, la fascinación se convierte en persecución, y esto es porque Cristo y el cristiano están «en el mundo pero no son del mundo», porque el mundo «ama lo que es suyo» (Jn 15,19), porque las tinieblas odian la luz (Jn 3,19). Como Cristo, también el cristiano, si es serio, si no se alinea con el mundo, será siempre de alguna manera un signo de contradicción: puede hablar o callar, ser manso o combativo de vez en cuando, pero será para muchos un reproche vivo, un obstáculo para su modo de pensar y de vivir. Por otra parte, el anuncio del Evangelio no puede separarse nunca de la llamada a la conversión, y estas son las primeras palabras del Señor Jesús al comienzo de su vida pública: «El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos y creed en el Evangelio» (Mc 1,15). De hecho, todos los personajes bíblicos, desde Ezequiel hasta el autor de la Carta a los Hebreos, han experimentado el agridulce de la Palabra de Dios, de la Palabra como una espada de dos filos, que pretende curar no sin herir: «la palabra de Dios es viva, eficaz y más cortante que toda espada de dos filos; penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y de los tuétanos, y escudriña los sentimientos y los pensamientos del corazón» (Hb 4, 12).

    La condición del cristiano es verdaderamente paradójica: vive en el mundo pero es un extraño para el mundo, ama al mundo y el mundo lo odia a él. Jesús, en el contexto de su alegría, y en vista de su cruz, lo dijo claramente de muchas maneras: «Si el mundo os odia, sabed que a mí me odió antes que vosotros a vosotros» (Jn 15,18); «Serás aborrecido de todos los hombres por causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el fin, ése se salvará» (Mt 10,22); «Os he hablado estas cosas para que tengáis paz en mí. Tendréis tribulación en el mundo, pero tened confianza; Yo he vencido al mundo (Jn 16:33). Y se nos advierte: «¡Ay de vosotros cuando todos hablen bien de vosotros!» (Lc 6,26). Pero lo decisivo es esto: aceptar la condición de lucha y no dejar de amar. Tanto más cuanto que la lucha no es sólo con los enemigos externos, sino que es siempre también un combate espiritual, para no ceder a las propias malas tendencias, para no caer en las tentaciones del demonio, para volverse cada vez más dócil al Espíritu. Y, finalmente, la lucha es permanente porque la vocación se realiza en la misión, y la misión impone siempre el placer y el deber de la evangelización, una misteriosa protección de Dios y una inevitable exposición al mundo. Sin embargo, como dice san Pablo, «de él hemos recibido la gracia del apostolado para obtener la obediencia a la fe por parte de todas las naciones» (Rm 1, 5), pero «no es mi orgullo predicar el Evangelio; es mi deber: ¡ay de mí si no predico el Evangelio!» (1 Corintios 9:16).

    El núcleo salesiano de la vocación y la misión

    El color salesiano de la existencia pascual es el de llevar los trabajos y las cruces, custodiando e irradiando alegría. Es posible, porque la gracia vale más que la vida, porque el bien es más grande que todo mal, porque el mal está finalmente «acabado», mientras que el bien permanece eterno. El contraste en el sueño entre la alegría de los muchachos y la consternación de Juan se debe al hecho de que la alegría cristiana y la alegría salesiana no son euforia engañosa, puro entretenimiento, simple ligereza, sino una resonancia interior de la belleza de la gracia, la conciencia de que «el Señor está cerca» (Flp 4, 5), de que la alegría es el primer don del Resucitado (Jn 20, 20) y la primicia del Espíritu (Ga 5, 22). Por lo tanto, la postura de la alegría – explica don Bozzolo- «sólo puede alcanzarse a través de exigentes batallas espirituales, por las que Don Bosco tendrá que pagar el precio en gran medida en beneficio de sus muchachos. De este modo, revivirá ese intercambio de papeles que hunde sus raíces en el misterio pascual de Jesús». El sueño de los nueve años resuena con la experiencia de Jesús, que «a cambio de la alegría puesta delante de él, se sometió a la cruz, despreciando la ignominia», pero precisamente así «se sentó a la derecha del trono de Dios» (Hb 12, 2); y orienta a Juan a la condición de los apóstoles: «somos insensatos por amor de Cristo, vosotros que sois sabios en Cristo, nosotros los débiles, vosotros que sois fuertes; vosotros sois honrados, nosotros somos despreciados» (1 Co 4,10), pero sobre todo «colaboradores de vuestra alegría» (2 Co 1,24)».

      En la escuela del sueño de los 9 años, preguntémonos:

      1. ¿Cómo sé afrontar la confusión y la incertidumbre ligadas al misterio de mi vocación, a las exigencias de los mandamientos y de la voluntad de Dios, a la grandeza de sus dones y peticiones, a la pequeñez de mi persona y de mi respuesta?
      2. ¿Cómo estoy aprendiendo a llevar cruces sin perder mi alegría? ¿En qué se basa mi alegría y qué la amenaza? ¿Con qué humildad y determinación llevo a cabo mis batallas espirituales? ¿Y con cuánta humildad y valentía me expongo a la tarea de la evangelización?

      Don Roberto Carelli – SDB

      Related Posts