Follow Us On

El misterio del nombre: se conoce lo que se ha vivido

> Camino formativo > El misterio del nombre: se conoce lo que se ha vivido

1. El nombre en el sueño de nueve años 

Si tratamos de ver el tema del «nombre» en el sueño de los nueve años, notamos, en primer lugar, la aparición del venerable hombre con el rostro luminoso que Juanito no puede mirar porque está enceguecido. El hombre noblemente vestido de blanco pone fin a la violenta pelea entre los niños que ríen y maldicen y el pequeño Juan. El misterioso personaje lo llama perentoriamente por su nombre y le da una orden. «Me llamó por mi nombre»: este es un recordatorio bíblico fundamental, cuando Dios llama por nombre siempre confía una misión (Abraham, Moisés, Samuel, María, Pedro, Saulo…). Indica que la iniciativa es siempre de Dios, que es el primero en pronunciar el nombre y traerlo a la existencia. «Dios dijo: hágase la luz y hubo luz», Dios llama a Juan Bosco por su nombre y le señala el Sistema Preventivo «no con golpes, sino con mansedumbre y caridad tendrás que ganar a estos amigos tuyos». Después de pronunciar su nombre y mostrarle una misión, en este punto, Juan Bosco sintió la necesidad de saber su nombre. Dos veces pregunta: «¿Quién eres tú para que me ordenes lo que es imposible?» —¿Pero quién eres tú, que hablas así? Es propio del hombre conocerse, cuestionarse, hacerse preguntas a partir de la realidad, comprender… Este es también el caso de Juanito. A pesar de ser pequeño, tiene una inteligencia rápida y despierta y el deseo de averiguar quién es el misterioso personaje que le pregunta algo aparentemente imposible. La respuesta de la figura luminosa refleja la pedagogía divina: «Soy el hijo de aquella a quien tu madre te enseñó a saludar tres veces al día». El conocimiento del nombre divino tendrá lugar para Juan Bosco y en la espiritualidad salesiana a través de la mediación materna de María. Como fue el caso de la Encarnación del Verbo, donde fue necesario su «aquí estoy», así para conocer, para entrar en relación, para experimentar el poder de Jesús, es necesario pasar por su madre María. Y de nuevo, este conocimiento tiene lugar en la oración a través del muy delicado recordatorio de la oración del Ángelus tres veces al día en una sociedad campesina. El misterio del nombre hay que preguntárselo a la Madre, así concluye el personaje que desaparece de la escena: «Pregúntale a mi madre por mi nombre». En la historia de Don Bosco, cuán cierta es esta afirmación: la oración sincera ante Nuestra Señora de las Gracias en Chieri para comprender su vocación, la indicación del lugar del martirio de los santos Solutor, Avventore y Octavio para que se construyera allí la basílica de María Auxiliadora, la comprensión del sueño con lágrimas en los ojos el 16 de mayo de 1887 ante el altar de María Auxiliadora en la basílica del Sagrado Corazón. Comprender el nombre, conocer el misterio que subyace en él, conocer a Jesús no es una operación puntual que se realiza una vez en la vida, sino que es el fruto de un proceso continuo que tiene un comienzo, dura toda la vida y crece hasta la plena madurez de Cristo, “hasta ver a Cristo formado en vosotros” (Ga 4,19).

2. El nombre en la Biblia

En la Biblia, la imposición del nombre es la afirmación característica de una persona (Adán llama a su mujer issah porque está tomado de is…). En todo el mundo semítico el nombre es la realidad misma de una cosa, el conocimiento del nombre implica una especie de poder sobre el ser cuya esencia y energía se conoce.  El famoso texto en el que Dios revela su nombre está contenido en el capítulo 3 del libro del Éxodo. Dios no se revela con un sustantivo sino con un verbo (hjh, «ser, llegar a ser, seguir siendo»).  Así se configura el sagrado e impronunciable tetrasímbolo por parte de los judíos (YHWH). En realidad, el texto de Ex 3,14, más que una definición y revelación del nombre divino, contiene una negación de la revelación. «Yo soy el que soy» es quizás la afirmación de la esencia incognoscible de Dios más que la definición de la eternidad de Dios («El que es siempre») o de su fidelidad («El que siempre es fiel») o incluso de su aseitas (aseidad =propiedad por la cual un ser existe a partir de sí mismo) como diría la filosofía cristiana clásica.  Sin embargo, este apelativo «yo soy» no es vacío porque evoca el punto exacto en el que Dios se revela: la historia del Éxodo en la que se presenta como liberador y salvador. En palabras de Martin Buber, podría traducirse como «Estoy presente, donde estaré presente… Siempre estoy ahí».

3. La historia de Moisés (Ex 3,1-10; Hch 7,30.31)

Lo primero que hace Moisés es maravillarse. De pie allí en el desierto, mientras el rebaño de su suegro está pastando, ve a lo lejos una zarza ardiente, y le parece que continúa ardiendo sin consumirse. Moisés, que tiene 80 años, es capaz de maravillarse con algo, de interesarse por algo nuevo: una zarza ardiente que arde pero no se consume.  Podría haber dicho: «Hay fuego; es peligroso para el rebaño si el fuego se propaga; Vámonos, llevemos lejos a las ovejas». O podría haber dicho: «Hay algo sobrenatural; Es mejor no quedar atrapado; Vámonos y dejemos que los más jóvenes, los que tienen más entusiasmo, se interesen: yo ya he tenido mis experiencias y eso me basta». En cambio, «Moisés se asombró», es decir, se dejó atrapar por esa capacidad, que es propia del niño, de interesarse por algo nuevo, de pensar que todavía hay algo nuevo. Entonces, Moisés se asombró y en lugar de no prestarle atención y marcharse, «se acercó para ver», el texto dice mucho más que «ver»; De hecho, utiliza en término nous (katanoesai), es decir que Moisés utiliza la mente y por tanto, mira, considera, reflexiona, trata de comprender, etc.  Aquí vemos la libertad de espíritu lograda por Moisés a través de la purificación. Si hubiera sido un hombre amargado y resignado, simplemente habría concluido: «Es una cosa extraña, pero no me concierne». Pero no: quiere entender, quiere ver de qué se trata. Aquí hay un hombre vivo, aunque un anciano. «Moisés se dijo a sí mismo: ‘Quiero acercarme y ver este extrañp caso, por qué no se consume la zarza’ (Ex 3:3). El texto griego dice: ti oli? —¿Por qué? Moisés es un hombre que deja que las preguntas surjan dentro de sí mismo; ya no es el hombre que ya lo ha ordenado y catalogado todo, que todo lo ha entendido; Es un hombre que todavía es capaz de hacer preguntas que requieren respuestas adecuadas. Se puede suponer una situación de este tipo: en el desierto hay diferentes mesetas, una encima de la otra, y a menudo es necesario hacer un largo giro para subir a la meseta superior; Moisés está en una meseta más baja con sus ovejas, ve la zarza en una meseta más alta y dice: «Subiré, daré la vuelta, quiero ver qué es».  Lo que significa dejar el rebaño, tal vez incluso en peligro, subir bajo el sol, etc. En las palabras «Quiero acercarme para ver este gran espectáculo», por lo tanto, vemos el alma de Moisés; es como si Moisés dijera: «Soy un hombre pobre, un fracasado, pero Dios puede hacer cosas nuevas, y quiero interesarme por ellas, quiero entender, quiero entender, quiero saber por qué». 

Nótese que aquí vuelve la gran pregunta que Moisés se había estado haciendo a sí mismo durante 40 años: «¿Pero por qué Dios permitió esa derrota? ¿Por qué, si ama a su pueblo, no me ha utilizado para salvarlo? ¿Por qué no aprovechó la oportunidad que le di?» Este «por qué», que Moisés cultivó profundizó y purificó, vuelve a surgir ante esa visión inesperada. Este «conocimiento» en Moisés es algo que se cuece dentro de él, es una pasión que no se ha dormido, sino que la purificación ha hecho más simple, más libre. Moisés no va a la montaña en busca de un nuevo éxito personal; Va allí porque quiere saber cómo son las cosas, quiere enfrentarse a la verdad tal como es.

¿Qué escucha? Éxodo 3, 4-6. El texto dice: «Cuando El Señor vio que Moisés se acercaba para mirar, le llamó de en medio de la zaraz, diciendo: ‘Moisés, Moisés’. Imagínense la conmoción de miedo y asombro de Moisés, cuando oye que le llaman a él mismo en el desierto, en un lugar donde no hay un alma viviente.

Moisés se da cuenta de que hay alguien que sabe su nombre, alguien que se preocupa por él; Se creía un paria, un fracasado, un hombre abandonado: sin embargo, alguien grita su nombre en medio del desierto. Es una experiencia violenta, que podemos haber tenido al encontrarnos en un lugar donde pensábamos que estábamos completamente ignorados y solos, y de repente escuchamos que alguien nos llama por nuestro nombre. Ahora Moisés  oye que le llaman por su nombre dos veces: «Moisés, Moisés». Moisés también siente que ha llegado un momento decisivo para su vida: es el momento en que debe estar verdaderamente disponible, sin cometer los errores de la primera vez; por lo tanto, se llena de miedo: «¿Qué me va a pasar?».

Y aquí Moisés oye algo que tal vez no esperaba. A él, que se había acercado a la zarza con tanta avidez al verla ardiendo sin apagarse, le hubiera gustado oír estas palabras: «Gracias porque has venido, porque no te has dejado vencer por la amargura»; En cambio, escucha la voz que le dice: «No te acerques, quítate las sandalias de los pies, porque el lugar donde estás es tierra santa». Moisés, con todo su ardor, trató de hacer lo mismo: es decir, ver el fenómeno de la zarza ardiente como enmarcado en su visión de Dios, de la historia y de la presencia de Dios en la historia. Y entonces Dios le dice: «Moisés, este no es el caso; Quítate las sandalias, porque no vienes a mí para envolverme en tus propias ideas; No eres tú quien debe integrarme en tu síntesis personal, sino que soy yo quien quiere integrarte en mi proyecto». Moisés, entonces, escucha: «No te acerques, quítate primero las sandalias de los pies, porque el lugar que pisas es tierra santa». Imagínese la sorpresa de Moisés cuando escuchó estas palabras. ¿Es esta una tierra santa? ¿Este desierto maldito, un lugar de chacales, de desolación, de aridez, donde solo hay bandidos, donde no vive gente decente? Este desierto donde me creía abandonado, miserable, fracasado: ¿es esta una tierra santa? ¿Es esta la presencia de Dios? ¿Es este el lugar donde Dios se revela?

¿Qué quieres decir? En este punto Moisés comprende lo que es la iniciativa divina: no es él quien busca a Dios, y por lo tanto debe ir, para encontrarlo, a lugares purificados y santos; es Dios quien busca a Moisés y lo busca donde está. Y el lugar donde está Moisés, sea el que sea, aunque sea un lugar miserable, abandonado, sin recursos, maldito, eso es la tierra santa, allí está Dios presente y allí se manifiesta su gloria. Podemos contemplar cómo Moisés experimentó su cambio de horizonte, su verdadera conversión, su nueva forma de conocer a Dios. Hasta ahora, Dios era para Moisés alguien por quien había mucho que hacer: era necesario hacer una revolución, sacrificar la posición de privilegio, luchar contra los hermanos y hermanas, entregarse a ellos, solo para desanimarse y ser arrojado de nuevo. Ahora, por fin, Moisés comienza a entender; Dios es diferente: hasta ahora lo ha conocido como alguien que te explota por un tiempo y luego te abandona, un amo más exigente que otros, … más que el Faraón; ahora empieza a entender que es un Dios de misericordia y de amor, que cuida de él, el último de los fracasados y olvidado por su pueblo. Entonces Moisés continúa escuchando otras palabras: «Y Dios volvió a decir: Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob» (Éxodo 3:6). Moisés comprendió que no había entendido nada de Dios; en cualquier caso, pensaba que se trataba de un Dios nuevo y diferente. Pero entonces Dios le dice: «Yo soy el Dios de tus padres; si me hubierais comprendido, te  habríais dado cuenta de que soy el mismo Dios de Abraham, Isaac, Jacob; Yo he hecho lo mismo con ellos». El Señor era un Dios que cuida de los que están abandonados, de los que se sienten desesperados y fracasados. En los versículos 7ss continúa: «El Señor dijo: ‘He visto la miseria de mi pueblo en Egipto y he oído su clamor a causa de sus gobernantes.  Porque yo conozco sus sufrimientos, y he descendido para librarlo de la mano de Egipto y llevarlo de esta tierra a una tierra hermosa y espaciosa que mana leche y miel. … Ahora el clamor de los israelitas ha llegado hasta mí, y yo mismo he visto la opresión con que los atormentan los egipcios». Qué cuidadas son las palabras del Señor, todas en primera persona: «He visto, he oído, sé, he bajado, etc…» y así también el reproche implícito a Moisés: «Tú, Moisés, pensabas que eras un hombre muy instruido, y bien versado en el conocimiento del hombre; creíste comprender la miseria de tus hermanos; Pensaste que eras tú quien tomó la iniciativa de entenderlos, y luego  rogarme que los entendiera yo también; Y, sin embargo, soy yo quien los entiende primero, soy yo quien entiende todas estas cosas, soy yo quien ve y oye.  Tú, Moisés, creíste ser el primero en descubrir la belleza de la libertad, deseoso como estabas de dejarla probar, y no lo conseguiste; Pero todo esto vino de mí. Nunca pensaste que este era mi trabajo, y en cambio te lanzaste a él, pensando que el trabajo era todo tuyo, que todo dependía de ti. Ahora te das cuenta de que veo, oigo…; y que si hay alguna compasión en ti por el pueblo, viene de mí; si hay algún sentido de libertad en ti, soy yo quien te lo da; Si hay alguna curiosidad en ti, es la mía».

4. Concretando para la reflexión

En el ritual de la cena judía de Pésaj (aggadah), algunos niños que escuchan la historia de la noche de Pésaj se comportan de manera diferente. Uno de ellos tiene sueño; otro dice: «Pero, ¿qué me importa a mí esta historia de Egipto?» Otro pregunta: «¿Por qué celebramos esta fiesta y qué significado tiene para nosotros?» 

Esta última es la actitud de Moisés y Juan Bosco, que se hacen la pregunta fundamental: «¿Por qué?» —¿Cómo te llamas?  Un buen educador no solo sabe dar respuestas, sino que incluso antes sabe plantear preguntas. Ciertas actitudes educativas ayudan en esta ardua tarea: despertar el asombro (thaumazein en griego) y hacer meemoria (recordar (zakar en hebreo).

Related Posts